Influencia de la salud mental en la deserción de estudiantes universitarios

Foto de Elisa Ventur en Unsplash

En 2018, obtuve los resultados de la Prueba de Selección Universitaria, actual PTU. Como miles de egresados de la enseñanza escolar media, me enfrenté al dilema de elegir una carrera universitaria. Con 18 años estaba a punto tomar una decisión que definiría mi futuro profesional.

A último momento me matriculé en Nutrición y dietética. En una de las casas de estudio más prestigiosas del país, la Universidad de Concepción. Cursé 3 semestres de la carrera. Sin embargo, ese periodo estuvo protagonizado por un inminente cuestionamiento sobre si debía seguir estudiando.

Afortunadamente, tras la guía y tratamiento psicológico, tuve la oportunidad de comenzar otra carrera universitaria, en la misma institución. Pero qué sucede con los estudiantes que no cuentan con los recursos o el apoyo suficiente para tomar una decisión.

Situación en Chile

La deserción universitaria es un fenómeno conceptualizado por Gabriel Paramo y Gabriel Correa. Lo definen como el“abandono de la formación académica, independientemente de las condiciones y modalidades de presencialidad, de decisión personal no forzosa del sujeto”.


Video de Matías Soffia en Youtube

Bajo esa premisa, en Chile, el acceso a la educación superior ha ido en aumento. Esto debido principalmente a los diversos métodos de financiamiento, ya sea por parte del Estado o de privados.

Así nuestro país se ha convertido en pionero para fortalecer un sistema donde son los propios estudiantes quienes pagan sus estudios. Sin embargo, podría significar un problema a la hora de mantener la continuidad.

Según las estadísticas entregadas por el Informe del Servicio de Información de Educación Superior (Sies), del Ministerio de Educación revelan una importante cifra. Detalla que 7 de cada 10 estudiantes permanecen estudiando, siendo un 30% de los alumnos quienes abandonan los estudios.

Por otra parte, según el informe mencionado anteriormente, el estallido social de 2019 significó un  retraso considerable en el inicio las actividades académicas 2020.

En suma, la pandemia del covid-19 también influyó en el aumento de suspensión momentánea o definitiva de estudios producidos por la alerta sanitaria.

Como parte del nuevo escenario mundial, muchos estudiantes vivimos un periodo lleno de incertidumbre. Nos matriculamos con altas expectativas del proceso universitario, sin imaginar todos los cambios que traería la crisis sanitaria.

El covid-19 implicó una adaptación de los sistemas educacionales para ser desarrollados de forma remota. De esta manera existía una creciente inseguridad, sobre todo entre los alumnos que venían desde fuera. Muchos de ellos tenían presupuestado llegar a vivir a Concepción por el periodo universitario, pero no pudieron concretar sus planes.

Un caso es Natalia Medina, estudiante de periodismo de la Universidad de Concepción. Ella tuvo que posponer finalmente mudarse desde Coelemu, a la ciudad de Concepción.

“Me costó mucho encontrar un lugar para arrendar en Concepción y nunca esperé todo lo que traería la pandemia. Fue un periodo de mucha incertidumbre e incluso muchas veces me cuestioné si la mejor opción era seguir estudiando” indicó Natalia.

Te puede interesar leer Impacto de la independencia universitaria en la salud mental

Influencia de la salud mental de los estudiantes

Foto de Shubham Sharan en Unsplash

La deserción universitaria en las últimas décadas es un fenómeno que se repite de forma transversal en todas las instituciones. Mayoritariamente debido a una multicausalidad de factores. Entre ellos se pueden reconocer factores socio económicos, sociales y psicológicos, siendo este último una causa muy reiterativa entre los estudiantes.

El factor psicológico de los estudiantes generalmente va asociado o también puede desencadenar problemas en la salud mental. Los alumnos al ser expuestos a situaciones de frustración o periodos de alto estrés, pueden ser víctimas de trastornos que afecten su estabilidad emocional.

Puedes obtener mas información sobre El estrés académico en universitarios

Incluso los jóvenes pueden desencadenar diversas situaciones de gravedad como depresión, trastornos en su personalidad y/o adquirir conductas adictivas que afecten retomar su educación.

El Dr. Alberto Cabrera, especialista en acceso y permanencia en la Educación Superior, plantea diversos factores que influyen en la deserción.

Uno de ellos es la falta de orientación educativa y vocacional. Muchos estudiantes terminan la enseñanza media sin recibir una correcta guía vocacional, ingresando a carreras que finalmente no son lo que esperaban y terminan por desertar.

Por otra parte, plantea también otras alternativas. “Diferencias entre expectativas sobre lo que es la universidad y certeza vocacional; malas experiencias dentro de la sala de clases; un nivel de preparación inadecuado para la universidad; y problemas financieros”.

Así también destaca la “incapacidad de la institución de dar cuenta de las necesidades de los estudiantes”. Esto hace referencia a la falta de consideración que tienen muchas instituciones a la hora de definir y flexibilizar los horarios. Las universidades deberían contemplar en su planificación alternativas para generar compatibilidad con la vida de los estudiantes

Principales problemas de salud mental

Imagen de Pinterest

Desde la presión de cumplir estándares familiares, rendir en las evaluaciones, vivir lejos de su ciudad, compatibilizar los tiempos, hasta la falta de sueño. Estas son algunas de las situaciones con las que tienen que cargar a diario los universitarios.

No olvides revisar, Sueño, Pesadillas e Insomnio: La pandemia tras la pandemia

La Fundación Universitaria Católica del Norte, realizó un estudio sobre la Salud mental y deserción en una población universitaria con bajo rendimiento académico.

Según los datos recopilados por la investigación, entre las patologías más comunes se encuentran los episodios depresivos, trastornos de ansiedad y trastorno de pánico. Además menciona en menor recurrencia, la ansiedad social, agorafobia, trastorno disfórico premenstrual y manifestaciones del espectro psicótico, como alucinaciones y descuido personal.

Puedes revisar más información sobre como afectan las redes sociales en la salud mental de los jóvenes

Cuidar la salud mental de los estudiantes

Como indicó el Dr. Cabrera es necesario “reconocer la responsabilidad que la universidad tiene en retener a sus estudiantes”. Por lo que es de suma importancia reconocer el problema para ver las opciones de terapia y tratamiento disponibles y así poder apoyar a los estudiantes.

Te podría interesar Musicoterapia: Un beneficio al alcance de todos

Las dificultades emocionales que puede generar la vida universitaria deben ser debidamente atendidas por profesionales. Por ello se le debe otorgar la prioridad necesaria al diagnóstico de problemas de salud mental. Ello permitiría un diagnóstico adecuado para orientar de manera oportuna a los y las estudiantes siendo una forma de evitar la deserción.

Es importante recordar que una carrera universitaria, no es la única opción para asegurar un futuro exitoso. Eso depende netamente de las metas y ambiciones que nos propongamos a nosotros mismos.

La salud mental puede influir en otras áreas, por eso te invito a averiguar sobre La ansiedad y las emociones en el rendimiento deportivo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *